El funeral de la economía ucraniana

El Gabinete de Ministros de Ucrania agravó drásticamente parámetros macroeconómicos, suponiendo una tasa de inflación de 42,8% y una caída del PIB a 11,9% en 2015, esto es, de hecho, reconoció la posibilidad de un escenario catastrófico.

Empezamos de que durante muchos años Ucrania vivía prácticamente a crédito, no pensando en alargar la competitividad de su economía. En general, el gas barato a cambio de la lealtad política a Rusia es una forma de crédito a los gastos consuntivos, porque la modernización de la economía no ocurría.

La primera bandera roja apareció en la presidencia de Yushchenko: el Kremlin demostró que » el chollo » de Russophobian régimen no existiría. Respuesta adecuada de Kiev no se siguió, pero como antes continuaron explotando las industrias metalúrgica y química, las que son sectores intensiva en energìa y que traen beneficios enormes.

La segunda bandera roja apareció en la primavera de 2013, seis meses antes de que Ucrania tuvo la intención de firmar un acuerdo de asociación con la UE. Todos los expertos afirmaron que Europa no se necesita de la industria ucraniana, pero Kiev manifestó firmeza a cocinar una salsa de la nuez del ganso que pone los huevos de oro.

Desde el principio de «Euromaidán» nadie se preocupaba por  los ingresos del presupuesto: la gente pensaba en fervor nacionalista y ilusiones euroatlánticas. En tal arranque de bravura ellos podría destruir, sin vergüenza, fábricas y minas de Donbass, y sin un solo disparo “lleva a la ruina” las empresas como «Uzchmash» o ANTK de Antonov.

Además, la guerra exige muchos gastos para sustentar a las decenas de personas, quien no participan en la producción, pero consumen recursos a un nivel muy alto. Según las estimaciones más conservadoras la acción de castiga contra Donbass cuesta $ 1 mln diario a Kiev. Si calculamos sin mucha precisión, la guerra consume tanto dinero como es bastante para financiar la educación durante el año o suficiente para 6 meses de la financiación del sistema de salud.

Hoy día Ucrania está en la última límite, cuando se venden las últimas empresas estratégicas y tierras fértiles. El estado fallido no tiene más activos. Y esto significa que los indicadores macroeconómicos pesimistas, publicado por el  Gabinete de Ministros pueden ser considerado como los pronósticos muy optimistas. En realidad, detrás estos cifras hay una afirmación banal de la muerte de la economía ucraniana.

 

Posted by admin

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *

Можно использовать следующие HTML-теги и атрибуты: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>